TALLER DISEÑO DE HUERTO

FECHA: (última modif. )

Los dos talleres de Diseño de Huerto impartidos en el Centro de Educación Ambiental del Retiro, nos han roto muchos tópicos a los urbanitas que empezamos en esta aventura de la agricultura ecológica.

Yo, particularmente, pensaba que las aromáticas eran de folclóricas. Una herramienta que utilizaban para expresar su llanto, su emoción, o como canal para conectarse con el más allá.

Lola Flores lloraba con la Zarzamora; las gitanas del Albaicín leían tu futuro envueltas en aroma de romero; el Fary entraba en trance como Santa Teresa de Jesús cultivando la mandanga

Sin embargo, las aromáticas tienen otra misión fundamental en el universo huerto. Luciano y Marta, dos de los educadores del Huerto del Retiro, nos explicaron que la zarzamora hace llorar, pero a los pérfidos pulgones, una de las plagas más frecuentes de los huertos urbanos.

No por sus pinchos, sino porque constituyen un refugio para las larvas de las mariquitas, el remedio natural más implacable contra los pulgones. Sus larvas son capaces de devorar 200-300 pulgones en un día. Si tienes pulgón, pon una mariquita en tu vida.

Pero ponla bien. No basta con fletar un autobús, ir a por ellas, y echarlas sobre la plaga de pulgones para que se pongan las botas como en uno de esos bares costeros donde puedes repetir de todo por 10 euros.

No, necesitas poner más aromáticas en sus vidas. No sólo son carnívoras, necesitan polen en su alimentación. Así que diseña unos bancales con caléndulas en los extremos. Su polen vuelve orates a estos coleópteros. Las mantendrás en tu huerto, no emigrarán por causas gastronómicas.

bancales bajos

(Diseño de bancales bajos con caléndulas en los extremos)

Y ya que estamos, planta romero. No es que los insectos depredadores sean esotéricos. Lo que pasa es que atraen otro tipo de insectos devoradores de pulgones. La clave es siempre la biodiversidad.

No todo en el taller de diseño fue tan naif e idílico, con olor a lavanda. Marta nos contó que para eliminar las orugas del bancal de coles había un método eficiente pero sádico: Coger chinches, machacarlas, echarlas en agua y rociar el mejunje sobre las coles. El olor repele a la mariposa “blanca de la col”, que pone los huevitos de orugas.

También hubo tiempo en el taller para hablar de los diferentes modos de construir un bancal, de cómo orientarlos correctamente para que al menos recibian 7 horas de luz directa al día, del lugar correcto para diseñar las zonas de estancia en el huerto, los invernaderos, la zona de aperos.

bancales paredes de crestall

(Diseño bancales “Paredes de Crestall”)

Pero yo ya desconecté tras la anécdota de las chinches. Sufrí una metaformosis. Mientras explicaba la importancia de los setos en el diseño de un huerto urbano una mosca pasó por encima de mi cabeza. Mi cuerpo adquirió la tonalidad blanca de la pared. Mis ojos rotaron como los de un camaleón. Mi lengua se disparó. El zumbido desapareció en el aula.