Categoría: Ciudad Huerto

FESTIVAL MANZANA EXPERIENCE TOUR

Ciudad Huerto, , (última modif. ) Por Ciudad Huerto

El fin de curso llega a Ciudad Huerto y es la hora del Taller de Culturizarte 2017 y de celebrar. Por eso el próximo Viernes 26 de Mayo, a las 19 horas en La Huerta de Matadero, tendrá lugar el auténtico e inigualable MANZANA EXPERIENCE TOUR.

Para aprender a convertir los huertos urbanos en auténticos centros culturales al aire libre, hemos querido organizar un festival en el que poner en juego muchas de las prácticas culturales que encontramos en los huertos urbanos. Gastronomía, música, cine, pedagogía y soberanía alimentaria entre bancales.

Os pasamos el programa completo en primicia:
19:00 – CIUDAD HUERTO
Presentación de la jornada, evaluación de curso y entrega de Badges!
19:30 – MADRID AGROECOLÓGICO (Aida)
Taller de Soberanía Alimentaria
20:00 – FUNDACIÓN GARAJE
Buscando Fortuna, concierto de raperos adolescentes
20:30 – COCINA DE GUERRILLA FOOD SOUND SYSTEM
Taller de cocina Guerrillera: Manzanas 5.0
21:20 – HUMUS FILM FESTIVAL
Cine & Huertos. Proyección de cortometrajes ganadores.

Os esperamos!

Taller de Pre-Huerto

Ciudad Huerto, Relatos de los talleres (última modif. ) Por Ciudad Huerto

Primer día de octubre, 17,30 de la tarde. Huerto urbano de Esta es una Plaza. Los asientos del anfiteatro se van llenando con soltura. Hay expectación. El programa promete. Alguien dice que actúan algo así como los Back Street Boys del huerto urbano comunitario. No tiene ni idea: son los agro-Beatles. Entre el público hay de todo. No faltan los arquitectos y antropólogos con tablet en mano. Además hay huertanos experimentados en mil bancales, huertanos aristotélicos que lo son solo en potencia, hipsters en fase de serlo, Supercompost, tres despitados que pasaban por allí, cuatro grupis, un combatiente de la última guerra franco-prusiana y un vendedor de melones.

P1050959

Llega la hora de comenzar ¿Alguien sabe qué es la pedagogía abierta? ¿los open-badges? Manu lo explica la mar de bien. Su dicción es perfecta, la profundidad de su mensaje innegable, incorpora chascarrillos y anécdotas en los momentos adecuados… es todo un alarde de alocución urbana. Cuando acaba, los aplausos pueden oírse en Badajoz. Pero… ¿Alguien sabe qué es la pedagogía abierta? ¿los open-badges? Pues eso.

Alberto se sabe que juega en casa. Le toca explicar cómo se montó aquello de Esta es una Plaza. Se mueve en el escenario como si fuera Nadia Comanecci en Montreal. Da un salto, desaparece en el aire, vuela, se incorpora a la escena. Las moscas de la plaza no dejan de entrar en las bocas de los asistentes. Termina y el público le concede la máxima puntuación. Un 10 para él y otro para la historia de Esta es una Plaza. Invencible Alberto.

Alberto, el virrey del huerto urbano comunitario

Y entramos en materia. Los Fab-Four nos van a enseñar todo lo que necesitamos para montar un huerto. ¿Y qué es eso?

– Tierra y gente. Raúl nos explica cómo obtener un terreno y cómo conseguir amigos que lo trabajen. Y nos lo explica un tío que no tiene posesiones conocidas ni se le conocen amigos. Da igual. Cocinero antes que fraile sabe como capear el temporal y se construye un discurso que no le puede discutir ni el mismisimo Kois-Casadevante. Los asistentes quieren hacerse sus amigos del alma y regalarle su chalé en la playa.

– Herramientas, planta, agua. Nos lo explica Manu. Un tío que a la playa va en katiuskas para no pisar la tierra. Tiene que hacer uso de su super-poder dialéctico. Los niños que están jugando en la tierra construyen un muñeco con la barba inmensa.

– Comunicación interna. Pablo sale de nuevo a escena. (Una espontánea le pregunta cómo regar el peregil, que lo tiene un poco mustio y necesita su ayuda). Nos dibuja una escalera, hace un mapa conceptual y habla. Qué bien habla. Y cómo se mueve. Y cómo gesticula. Y cómo mira meneando la cabeza. Al final solo Adolfo y un hipster en proyecto entienden lo que ha dicho. Una del público cae desmayada. Todos queremos ser Pablo.

Pablo, domador de leones

– Comunicación externa ¿Lo qué? Alberto baila claqué, hace de Fred Astaire, nos cuenta algo sobre lo beneficioso que es para el huerto el que hablen los blogueros aficionados a las lechugas con la panadera del barrio. Y fin.

El público no se tiene en sus asientos. Vítores y alabanzas; aplausos y loas; hacen la ola; bailan, saltan… hay incluso que llamar al servicio de seguridad. Así son ellos.

Después solo queda ir al huerto de La Cornisa para conocer otra experiencia in situ. Los asistentes aprenden que los corniseros y corniseras beben mucha cerveza.

Taller prehuerto

El sábado en sesión despertina nos vamos al huerto de Batán, otra experiencia de pro. Al fin un grupo serio, con cabeza y sentido en esta historia. No vamos a contar más porque estaríamos mientiendo.

Por último acabamos en el huerto de GRAMA, conociendo cómo es un huerto en barbecho. Solo nos queda darnos un atracón a comer, tragar como si no fuese a salir el sol. Hay qué ver lo que comen y beben los pre-huertanos. Esta gente tiene futuro…

P1050965

En el huerto urbano de Batán, parte primigenia

P1050969
En el Huerto urbano de Batán, parte cedida por el Ayuntamiento.

tallerPrehuerto-grama02
Huerto de Grama

tallerPrehuerto-grama01
Huerto de Grama

Ciudad Huerto: el reverdecimiento de los aprendizajes urbanos

Ciudad Huerto (última modif. ) Por huertadmin

Ciudad Huerto

La ciudad se nos escapa al intentar describirla, desborda los relatos donde tratamos de atraparla y huye de nuestros intentos por categorizarla. Nuestras descripciones son siempre demasiado limitadas; y a pesar de todo, en algunas ocasiones, la ciudad existente o posible queda sintetizada a través de imágenes sencillas o figuras parciales. La activista y pensadora urbana Jane Jacobs hizo de una tecnología tan mundana como la acera el lugar desde el cual pensar la ciudad y elevar uno de los alegatos más vibrantes sobre la sociabilidad urbana. El jardín sirvió también de inspiración para pensar en un modelo de ciudad a finales del siglo XIX que pretendía una regeneración completa del diseño urbano. Ahora, a principios del nuevo siglo, los huertos urbanos mueven la imaginación de quienes rediseñan la ciudad desde los espacios de aprendizaje.

Ebenezer Howard propuso a finales del XIX un modelo de Ciudad Jardín que tendría una influencia duradera en el urbanismo británico durante el siglo siguiente. A través de un diseño urbano que mantenía un equilibrio virtuoso entre lo rural y lo urbano, la Ciudad Jardín pretendía solventar las penosas condiciones de hacinamiento y falta de higiene de la clase trabajadora en las ciudades industriales del siglo XIX. A diferencia de nuestras ciudades actuales, las industrias del XIX se encontraban a menudo en el interior de las ciudades: humos, residuos, basuras… Movida por un impulso utópico, la propuesta de Howard constituía el diseño integral de una nueva ciudad en la cual las plantas industriales se encontraban a las afueras del ámbito urbano. El plan de Ciudad Jardín se convertiría en un movimiento que ejercería una influencia permanente en el urbanismo británico durante todo el siglo XX.

Un siglo después pasamos de la Ciudad Jardín a la Ciudad Huerto en un esfuerzo por reinventar la ciudad que habitamos. Ciudad Huerto es un proyecto de aprendizaje de ciudad: una forma de aprender a construir ciudad mediante el cuidado de un huerto, una manera de cuidar la ciudad mediante la construcción de huertos; en síntesis, una pedagogía huertana. El proyecto propone un itinerario de aprendizaje compuesto por una serie de seminarios y talleres que se desarrollarán a lo largo de 2015 y 2016 ofrecen los conocimientos básicos para hacer reverdecer un solar vacío o sembrar un descampado yermo.

El proyecto sigue la estela de la Red de Huertos Comunitarios de Madrid (rehd mad!). Vecinos de barrios distintos comenzaron en los últimos años a ocupar vacíos urbanos para construir sus propios huertos. El siguiente paso fue su organización en forma de una red que agrupa a algo más de tres decenas de huertos actualmente. Muchas de las ocupaciones de solares se realizaron de manera alegal o ilegal, pero la Red consiguió en el último año firmar un acuerdo con el ayuntamiento que legalizaba una docena de jardines. La Red es uno de los proyectos de reinvención urbana más excepcionales que han surgido en los últimos años en la ciudad.

Los huertos nos abren una nueva oportunidad para relacionarnos con la ciudad. Frente a la trama urbana intocable que sólo nos empuja a transitar, los huertos urbanos ofrecen esa rara oportunidad para tomar parte en el diseño material de lo urbano. Un lugar donde no sólo podemos aprender una manera distinta de relacionarnos con la ciudad, sino donde podemos inventar formas de relación que ni siquiera habíamos imaginado. Más que una respuesta a necesidad de los barrios, los huertos son el lugar desde el cual los vecinos alumbran nuevas preguntas sobre la gobernanza urbana y el papel de los habitantes en el diseño de su propia ciudad.

El tránsito de la Ciudad Jardín a Ciudad Huerto evidencia un desplazamiento gigante entre modos de entender el urbanismo y el papel de los habitantes en la ciudad. Si el jardín ha sido tradicionalmente un espacio de calculado diseño (incluso los jardines salvajes su desorden es calculado), el huerto es el espacio de la improvisación y el cambio. Si el diseño del jardín público ha sido monopolizado por el saber experto, el huerto señala la capacidad para acoger los saberes cotidianos y las experticias subalternas. Si el jardín es el espacio donde mirar pero no tocar, pasear pero no intervenir, el huerto constituye el espacio que sólo sobrevive mediante la intervención continua y el cuidado permanente. El huerto, entones, como paradigma de otra ciudad distinta que se construye sobre el cuidado continuo y los aprendizajes permanentes. Y los aprendizajes de ciudad entendidos como el lugar desde el cual reinventar nuestra relación con la ciudad.

Pero, ¿cómo reproducir los conocimientos alumbrados en esos lugares?, ¿cómo hacer que los aprendizajes sembrado en un lugar viajen por el resto de la ciudad? Ciudad Huerto hace uso del proyecto Ciudad Escuela para acompañar con su infraestructura esos talleres. Ciudad Escuela surgió como un ejercicio de pedagogía urbana en beta; donde la pedagogía no es entendida como un saber experto sobre la enseñanza sino como un ejercicio de aclimatación de condiciones de aprendizaje. Ciudad Escuela es una infraestructura abierta para los aprendizajes de ciudad que ahora dota de soporte material a los aprendizajes que reverdecen por toda la ciudad.

Ciudad Huerto ha sido desarrollado por algunos agrourbanitas de la Red de Huertos Comunitarios de Madrid (rehd mad!), técnicos del área de educación ambiental del ayuntamiento de Madrid y profesores del Huerto Municipal de El Retiro, con el apoyo y inestimable de Intermediae y la infraestructura material y sensibilidad estética de Ciudad Escuela.

Los dos primeros talleres de Ciudad Huerto se celebran el jueves 1 de octubre en Esta es una plaza y el sábado 3 de octubre. Serán dos talleres de prehuerto urbano, toda la información aquí.