Categoría: ZASS

DANI, EL RECOLECTOR DE DESCAMPADOS

Conocimos a Dani hace casi un mes, durante nuestra primera visita al centro ocupacional de jardinería de Afandice. Llevaba la sonrisa puesta y una camiseta de Italia. Se señaló el escudo de la escuadra azurra con jerarquía. Le gastamos una broma sobre las malas artes futboleras de los italianos y sin borrar su sonrisa nos enseñó un calendario de la semana con dibujos señalando el recuadro del viernes: una carretilla con azada. Ese día tocaba jardinería.

“¿Cómo es posible que Italia haya ganado 4 copas del mundo de fútbol con ese juego tan cicatero?” Fue el pensamiento que rondó a Alberto ( el miembro de ZASS más futbolero) el primer día que semilló junto a Dani y los demás Afandiceros amapolas y dientes de León en una parcela del centro.

El segundó día que quedamos con Afandice en un descampado para recolectar semillas de flora silvestre, Alberto entendió el tetracampeonato de Italia: Dani apareció con tijeras, botes de cristal y una actitud de explorador botánico. Los viernes tocaba jardinería y en el campo de experimentación, como en el terreno de juego, él lo da todo.

Y así empezamos el Viernes 5 de noviembre (toca jardinería) nuestra primera salida al exterior para ir creando nuestro banco comunitario de semillas silvestres.

Antonio, monitor de Afandice, junto con Lily nuestros grandes aliados en este proyecto y conocedores de la flora silvestre del entorno, nos guio por las islas de descampados que salpicaban el polígono industrial. Nos descubrió dónde se escondían las semillas de la vegetación otoñal ya marchita, nos ayudó a imaginarnos su forma y color en su época de máximo esplendor, también a visualizar la textura que aportaría en su estado más apagado y menos florido a un jardín con pocas necesidades de agua.

Con esa nueva mirada adentrarnos por las matas de Centaurea melitensi (abrepuños) y de Mantisalca salmantica (escobillas) mecidas por el viento para desposeerlas de sus semillas nos resultó más atractivo y divertido de lo que hubiésemos imaginado.

Dani también disfrutaba con la exploración, pero él lleva en el ADN el espíritu azurro. No olvidaba que habíamos quedado a recolectar semillas y el viernes toca jardinería. Así que sacó sus tijeras, sus botes de cristal rotulados y los llenó con las semillas que nos ofreció el descampado de juego:

Dittrichia viscosa (olivarda), Bartsia trixago (gallocresta), Sonchus tenerrimus (cerraja), Centaurea melitensis* (abrepuños), Mantisalca salmantica* (escobillas), Foeniculum vulgare (hinojo), Diplotaxis sp. (Jaramagos).

Centaurea melitensis* (abrepuños)

ACTIVANDO LA PARCELA ENTRE VOCALES SILVESTRES

Une los trozos de maderas y dibuja sobre el estampado de la pradera silvestre un futuro jardín para observar y aprender. Uno de los dibujos será un círculo. Lo desnudaremos quitándole su terciopelo verde. Soñará solo. Nos limitaremos a ver qué especies vegetales lo colonizan. Iremos poniendo nombre a sus nuevos habitantes para no volver a olvidarlas.

En este rodal soñador.preparado para la observación, se toma como referencia la experiencia francesa “ Un carré pour la biodiversité” impulsada por la red CPIE ( Centro permanente de inciativas medioambientales ) que invita a la ciudadanía francesa a comprometerse con un metro cuadrado de suelo para observar la vegetación y fauna que lo coloniza, comprometiéndose a no regar, no fertilizar y no segar.

También se inspira en la propuesta “the same gardens” elaborada por la paisajista Teresa Gali-Izard y que propone la repetición de una misma acción en diferentes partes del mundo consistente en la ejecución de un hoyo de 1,5 m de radio y una profundidad de 10-15 cm. Dentro del que se realiza otro pequeño hoyo y toda la tierra extraída se coloca formando un montículo a 5 m de distancia. Tras la acción se observa lo que ocurre de manera espontánea y se registran los cambios que fueron compartidos en una web.

En el recinto curvilíneo más extenso borraremos parte de su memoria actual. En esos vacíos semillaremos amapolas y dientes de león con la esperanza de que las lluvias venideras las hagan brotar, irrumpiendo con sorpresas sobre la pradera silvestre. Quizás oigamos la “u” de asombro de las malvas, cerrajas o llantenes que cohabitan ahora en ese espacio con forma de vocal débil.

El otro jardín también será redondo, pero será una “o” más voluminosa. Le despojaremos de su atuendo verde, pero lo envolveremos con tierra para que las semillas que diseminemos por él se desarrollen desde más altura sobre el terreno, ejerciendo de vigilantes del jardín.

Así vivimos la primera tarea de activación de una parcela de jardinería experimental que los monitores y jardiner@s de Afandice nos propusieron. Fue un ejercicio divertido para empezar a aprender a reconocer la flora silvestre del entorno y delimitar unos espacios donde ir introduciendo plantas silvestres que puedan dar color y textura al jardín a lo largo del año.

Para el rodal de la “o” voluminosa y el más curvilíneo en forma de “u” sólo había una condición. El jardín resultante de la experimentación debía de ser estético en su composición. Una composición sobre la que iremos interviniendo a lo largo del año, mínimamente, pero con mirada quirúrgica: ¿ Qué iremos quitando? ¿ qué especie arbustiva autócttona podremos incorporar a los rodales para añadir textura y color? ¿ Cuándo volveremos a semillar?

Son preguntas y ejercicios que iremos construyendo y resolviendo entre el equipo de jardineros silvestres de Afandice (Los Antonio, Lily, Carlos, Ángeles, Dani, Luis), los miembros de ZASS y aquellas personas que se unan en nuestros próximos ejercicios para provocar un cambio en la estética de los jardines públicos.

ZASS A LA JARDINERÍA TRADICIONAL

Nos hace mucha ilusión anunciaros que nuestro proyecto ZASS ( zonas amarillas sensibles sostenibles) ha sido elegido en la II Convocatoria de Medioambiente de Desarrollo Sostenible de Fundación Montemadrid y CaixaBank.

ZASS se articula como un proceso de aprendizaje colectivo donde experimentar con la jardinería, empezar a generar un cambio en la estética de nuestras zonas verdes urbanas,, diseñando nuevos jardines con menos necesidades de riego y más implicación ciudadana en su creación y cuidados. Un espacio donde generar intercambios entre los actores participantes (ciencia, arte, pedagogía…) y desde donde cuestionar los modelos y prácticas actuales para fomentar una sociedad crítica y su capacidad de acción política, desde el disfrute y lo lúdico.

Y uno de nuestros primeros pasos ha sido tejer una alianza con el centro ocupacional de jardinería de Afandice , en Vilaverde. ZASS también pretende cambiar los modelos de aprendizaje, así que decidimos empezar a trabajar de voluntarios con los monitores y alumnos del centro que desde hace un par de años están ensayando nuevos modelos de jardinería con flora silvestre y autóctona. Queremos aprender con ellos y de ellos.

Uno de los retos que planteamos en ZASS es la generación de un banco de semillas silvestres que pueda compartirse entre los jardineros vecinales de Villaverde y del resto de la ciudad. Para ello necesitaremos conocer la flora silvestre del entorno, la época de recolección de semillas, si hay que germinarlas previamente o se pueden esparcer sobre el terreno directamente; el porte que adquieren a lo largo del año, cuándo florecen y cuando marchitan, qué especies combina bien para crear contrastes de textura o color…

Este Viernes 22 de octubre hemos quedado con los jardineros silvestres de Afandice para conocernos e ir programando las etapas de esta comunidad de aprendizaje abierta a todas las personas interesadas en los nuevos modelos de jardinería experimental.En las próximas visitas a Afandice para ir creando este banco de semillas podréis sumaros.

Estas son las actividades que iremos programando en abierto a lo largo de este año y hasta octubre de 2022. Estad atentas a nuestras redes

Paseos de exploración de ecosistemas por Villaverde:

En esta actividad se realizarán una serie de recorridos por el distrito de la mano de la comunidad de aprendizaje conformada que como agentes locales son los expertos en el territorio sobre el que se va a trabajar. En estas exploraciones urbanas se podrán identificar y reflexionar sobre las particularidades del entorno y su paisaje y se identificaran problemas socioambientales concretos sobre los trabajar en el laboratorio de ecología urbana. Esta acción busca identificar redes de relaciones más o menos invisibles existentes entre los diferentes elementos y dinámicas de la ciudad, para entenderlas y visibilizarlas como fórmula para el reconocimiento de su valor.

-Paseos comisariados:

Se trata de momentos de encuentro y debate en los que diferentes miradas (técnicas, vecinales y artísticas) se hibridan ante un problema común. Las temáticas a tratar en estos paseos pueden estar relacionadas con las problemáticas socio ambientales previamente identificadas en la exploración de los ecosistemas locales y vinculadas al espacio público, zonas ajardinadas e infraestructura verde. También pueden abordar y adelantar las cuestiones a abordar en los talleres de ciencia ciudadana.

Continuar leyendo